Sala de Prensa

 

"El gran avance es dirigirnos a los subtipos de cáncer" 

 

 

 

El doctor Josep Tabernero se ha mostrado optimista por los importantes avances que se están consiguiendo en los tratamientos personalizados presentados recientemente en el congreso de oncología más importante a nivel mundial, celebrado en Chicago. Así lo ha explicado durante una entrevista en el programa 'Els Matins' de TV3, realizada el miércoles 4 de junio de 2014.

 

Leer noticia y ver entrevista
 

               

 

CÁNCER DE PRÓSTATA 

DETECCIÓN PRECOZ

El cáncer de próstata puede crecer durante meses o años sin causar síntomas que despierten sospechas. Sin embargo, se pueden realizar dos pruebas de detección precoz que, sin ser concluyentes, facilitan la detección de un tumor en sus fases iniciales. Un análisis de sangre en que se mida el nivel de la proteína PSA (antígeno prostático específico) indica si el funcionamiento de la próstata está alterado, aunque no aclara si esta alteración es debida a un cáncer o no. El tacto rectal permite detectar si hay alguna masa anómala en la próstata. En ambos casos, cualquier sospecha de un posible tumor debe complementarse con una biopsia, que en la mayoría de los casos resulta normal.

 

DIAGNÓSTICO RÁPIDO 

El diagnóstico se basa en una biopsia que permite confirmar o descartar la presencia de células cancerosas en la próstata. En caso de confirmarse el diagnóstico de cáncer, se realizan pruebas de imagen para recabar información adicional sobre el tumor de cara a decidir el tratamiento más adecuado para cada paciente. Un TAC de todo el cuerpo y una gammagrafía ósea permiten precisar si el tumor está localizado en la próstata o bien se ha extendido a otros órganos. En algunos casos, se realiza una resonancia magnética de la próstata para conocer mejor la extensión del tumor y poder aplicar el tratamiento más adecuado para cada caso.

 

El circuito de diagnóstico rápido del IOB permite reducir a un plazo inferior a una semana el tiempo medio entre la primera consulta de un paciente por una sospecha de cáncer de próstata y el inicio del tratamiento.

 

TRATAMIENTO PERSONALIZADO

En los casos en que el cáncer está localizado en la próstata, el tratamiento puede consistir en cirugía para extirpar el tumor, algún tipo de radioterapia para eliminar células cancerosas o su combinación con una terapia hormonal para inhibir la testosterona y prevenir así la reaparición del cáncer.

 

En los casos en que el cáncer de próstata se diagnostica cuando ya se ha extendido a otros órganos, el tratamiento suele iniciarse con terapia hormonal para inhibir la testosterona y complementarse con quimioterapia y con una generación de nuevos fármacos diseñados para atacar de manera específica las células cancerosas.

 

Una vez terminado el tratamiento, se sigue la evolución del paciente con revisiones oncológicas cada tres meses durante los dos primeros años y cada seis meses durante el cuarto y quinto año. Estas revisiones incluyen una determinación del PSA en sangre acompañada de una prueba de diagnóstico por imagen de la zona pélvica y abdominal, así como un análisis de sangre exhaustivo, para verificar que no hayan aparecido nuevos tumores. Las revisiones oncológicas deben complementarse con revisiones urológicas cada seis meses durante los cinco primeros años.

 

NUEVOS AVANCES EN EL TRATAMIENTO DE CÁNCER DE PRÓSTATA

La quimioterapia se ha incorporado hace pocos años para tratar el cáncer de próstata, aportando una mejora considerable en la supervivencia y calidad de vida de los pacientes resistentes al tratamiento hormonal. Actualmente se está abriendo una nueva perspectiva para el paciente resistente al tratamiento hormonal tradicional con la incorporación de medicamentos muy prometedores, como la Abiraterona, la Enzalutamida y el Cabazitaxel.

 

La Abiraterona es un inhibidor de la síntesis suprarrenal de andrógenos mucho menos tóxico para el paciente que hoy día se está usando después de la quimioterapia, aunque se está valorando su eficacia al suministrarlo previamente.

 

Respuesta a la Abiraterona en el PET de Colina en un paciente con adenopatías metastásica.

Respuesta a la Abiraterona en el PET de Colina en un paciente con

adenopatías metastásica.

 

La Enzalutamida es un inhibidor del receptor androgénico que actúa como mecanismo de acción mucho más sofisticado y mejora la supervivencia después de la quimioterapia. Por su parte, el Cabazitaxel es un nuevo tratamiento de quimioterapia muy eficaz cuando el cáncer se vuelve resistente a la quimioterapia convencional.

 

17 DE NOVIEMBRE DE 2012: DÍA MUNDIAL DEL CÁNCER DE PRÓSTATA

Con motivo del Día Mundial de Cáncer de Próstata, el Dr. Javier García del Muro intervino en un reportaje de TVE donde habló de las secuelas del tratamiento quirúrgico del cáncer de próstata, en referencia al impacto psicológico que tiene para el paciente esta enfermedad.

 

VER VÍDEO:

 

 

 

 

Última actualización el Lunes, 08 de Septiembre de 2014 08:56
 

INSTITUTO ONCOLÓGICO BASELGA

Hospital Quirón Barcelona
Plaza Alfonso Comín, 5
08023 Barcelona
Tel.: 932 381 661 | Web