Sala de Prensa

 

"El gran avance es dirigirnos a los subtipos de cáncer" 

 

 

 

El doctor Josep Tabernero se ha mostrado optimista por los importantes avances que se están consiguiendo en los tratamientos personalizados presentados recientemente en el congreso de oncología más importante a nivel mundial, celebrado en Chicago. Así lo ha explicado durante una entrevista en el programa 'Els Matins' de TV3, realizada el miércoles 4 de junio de 2014.

 

Leer noticia y ver entrevista
 

               

 

CÁNCER DE RIÑÓN  

DETECCIÓN PRECOZ

No existe en estos momentos ninguna prueba para detectar precozmente el cáncer de riñón ni hay síntomas característicos que delaten la presencia de este tipo de tumor. El diagnóstico se realiza en algunos casos después de que aparezca una mancha sospechosa en una prueba de diagnóstico por imagen realizada por otro motivo. Esto lleva a que un elevado porcentaje de cánceres de riñón se diagnostiquen en fases relativamente avanzadas de la enfermedad.

 

DIAGNÓSTICO RÁPIDO 

El diagnóstico se inicia con una prueba de imagen de tomografía axial computerizada (TAC). Un análisis de sangre completo con estudio de marcadores tumorales aporta información adicional sobre el estado de salud del paciente. En los casos en que la prueba de imagen permite confirmar de manera inequívoca la presencia de un cáncer, se inicia directamente el tratamiento. En los casos en que el resultado de la prueba de imagen es ambiguo, se realiza una biopsia para confirmar o descartar el diagnóstico de cáncer.

 

También es preciso realizar una biopsia renal en aquellos casos en que se detecta antes una metástasis que el tumor primario del riñón. Esto permite precisar el origen del cáncer de modo que se pueda decidir el tratamiento más adecuado.

 

El circuito de diagnóstico rápido del IOB permite reducir a un plazo inferior a una semana el tiempo medio entre la primera consulta de una paciente por una sospecha de cáncer de riñón y el inicio del tratamiento. 

 

TRATAMIENTO PERSONALIZADO

El tratamiento del cáncer renal requiere la extirpación quirúrgica de la masa tumoral en el riñón. En una mayoría de pacientes es preciso extirpar el riñón afectado en su integridad. Si el tumor tiene un tamaño pequeño en el momento del diagnóstico, es posible extirpar únicamente una parte del riñón y preservar el resto. La decisión de extirpar el riñón afectado de manera parcial o total debe tomarse de manera individualizada para cada paciente por parte de un especialista en cáncer genito-urinario.

 

El seguimiento posterior consiste en pruebas periódicas de diagnóstico por imagen para detectar de manera precoz la aparición de cualquier posible metástasis en otros órganos.

 

En los casos en que el cáncer de riñón se diagnostica cuando ya se ha extendido o otros órganos, la cirugía debe acompañarse de un tratamiento con nuevos fármacos dirigidos a dianas moleculares presentes en las células tumorales. El IOB es pionero en la introducción de una nueva generación de fármacos que inhiben la progresión de los tumores renales impidiendo que los tumores creen sus propios vasos sanguíneos para crecer. Estos fármacos han permitido aumentar de forma muy importante en los últimos años la eficacia de los tratamientos del cáncer renal.

Última actualización el Lunes, 08 de Septiembre de 2014 08:56
 

INSTITUTO ONCOLÓGICO BASELGA

Hospital Quirón Barcelona
Plaza Alfonso Comín, 5
08023 Barcelona
Tel.: 932 381 661 | Web