Sala de Prensa

 

"El gran avance es dirigirnos a los subtipos de cáncer" 

 

 

 

El doctor Josep Tabernero se ha mostrado optimista por los importantes avances que se están consiguiendo en los tratamientos personalizados presentados recientemente en el congreso de oncología más importante a nivel mundial, celebrado en Chicago. Así lo ha explicado durante una entrevista en el programa 'Els Matins' de TV3, realizada el miércoles 4 de junio de 2014.

 

Leer noticia y ver entrevista
 

               

 

CÁNCER DE TESTÍCULO

DETECCIÓN PRECOZ

El cáncer de testículo afecta mayoritariamente a hombres de la franja de edad de 15 a 35 años. Se trata de un tumor agresivo que, cuando no se diagnostica precozmente, progresa de manera rápida. Con un tratamiento adecuado, sin embargo, el porcentaje de pacientes que se curan supera el 90%.

 

El principal síntoma que puede hacer sospechar de la aparición de este tipo de cáncer es un aumento manifiesto del tamaño de un testículo. La mayoría de los casos, aunque no todos, son inicialmente indoloros. Este síntoma de aumento de tamaño testicular merece una consulta urgente a un urólogo para confirmar o descartar la sospecha de cáncer.

 

DIAGNÓSTICO RÁPIDO 

El diagnóstico se inicia con una exploración por parte del urólogo para confirmar o descartar la sospecha de un posible tumor cáncer. Si en la palpación del testículo afectado se detecta una masa anómala, se realiza una ecografía con urgencia para precisar el diagnóstico.

 

TRATAMIENTO PERSONALIZADO

El tratamiento requiere la extirpación del testículo afectado (orquidectomía), que debe ser realizada por un urólogo formado en cirugía. A partir del análisis del tejido extirpado, el oncólogo valora hasta qué punto está avanzado el cáncer. Una prueba de imagen del tórax y el abdomen mediante tomografía axial computerizada (TAC) y un análisis de sangre que incluya marcadores tumorales ayudan a precisar si el cáncer se ha extendido a otros órganos o no.

 

En el caso en que no se detecten metástasis, el paciente con alto riesgo de recidiva recibe dos sesiones de quimioterapia preventiva tras la orquidectomía. De este modo, el riesgo de que el cáncer reaparezca se reduce a menos del 5%. Tras estas dos sesiones de quimioterapia, se hace un seguimiento estrecho del paciente con consultas cada tres meses durante los dos primeros años.

 

En el caso de que haya metástasis, se inicia con urgencia un tratamiento de quimioterapia de unos cuatro meses de duración. Este tratamiento consigue curar el cáncer en la mayoría de pacientes. Si al terminar la quimioterapia sigue observándose una posible lesión tumoral en las pruebas de diagnóstico por la imagen, se realiza una intervención quirúrgica para extirparla.

 

Dado que el tratamiento de quimioterapia comporta un riesgo de infertilidad, el IOB ofrece la posibilidad de criopreservar semen para garantizar que el paciente pueda tener hijos si lo desea años después de haber sido tratado del cáncer. Por otro lado, se ofrece la posibilidad de colocación de una prótesis testicular.

 

Última actualización el Lunes, 04 de Noviembre de 2013 13:50
 

INSTITUTO ONCOLÓGICO BASELGA

Hospital Quirón Barcelona
Plaza Alfonso Comín, 5
08023 Barcelona
Tel.: 932 381 661 | Web