Sala de Prensa

 

"El gran avance es dirigirnos a los subtipos de cáncer" 

 

 

 

El doctor Josep Tabernero se ha mostrado optimista por los importantes avances que se están consiguiendo en los tratamientos personalizados presentados recientemente en el congreso de oncología más importante a nivel mundial, celebrado en Chicago. Así lo ha explicado durante una entrevista en el programa 'Els Matins' de TV3, realizada el miércoles 4 de junio de 2014.

 

Leer noticia y ver entrevista
 

               

 

CÁNCER DE CÉRVIX (O CUELLO DE ÚTERO) 

DETECCIÓN PRECOZ

El cérvix es el tejido de la región inferior del útero que cumple una función de frontera con la vagina. Permite la salida de sangre durante la menstruación y la entrada de espermatozoides durante el coito. Es un tejido de unos 2,5 centímetros de diámetro, más estrecho que el cuerpo central del útero, por lo que también se denomina cuello de útero.

 

A diferencia de otros cánceres, el cáncer de cérvix afecta mayoritariamente a mujeres jóvenes. Las citologías que se realizan en el marco de las revisiones ginecológicas periódicas recomendadas a todas las mujeres en edad reproductiva permite detectar si han aparecido células anómalas en el cérvix. Con ello se pueden diagnosticar la casi totalidad de cánceres de cérvix en sus fases más iniciales, cuando tienen una probabilidad de curación es muy elevada.

 

DIAGNÓSTICO RÁPIDO 

El análisis de las células extraídas del cérvix en una citología es suficiente para confirmar o descartar un cáncer de cérvix. Una prueba de imagen de cuerpo entero permite valorar si el cáncer está localizado o se ha extendido a otros órganos.

 

El circuito de diagnóstico rápido del IOB permite reducir a un plazo inferior a una semana el tiempo medio entre la primera consulta de una paciente por una sospecha de cáncer de endometrio y el inicio del tratamiento.

 

TRATAMIENTO PERSONALIZADO

En los casos en que el cáncer de cérvix se diagnostica en sus fases iniciales, el tratamiento se limita a una intervención quirúrgica en la que se extirpan el útero, el tercio superior de la vagina, los parametrios (un tejido adyacente a la vagina) y los ganglios linfáticos más próximos al cérvix. Se trata de una cirugía compleja que comporta un riesgo de causar disfunción sexual a la paciente, por lo que es importante que sea realizada por cirujanos especializados en este tipo de intervención.

 

En los casos en que el cáncer de cérvix se diagnostica en fases avanzadas, el tratamiento no suele incluir cirugía y se basa en una combinación de radioterapia y quimioterapia que por lo general dura entre seis y ocho semanas.

 

Una vez terminado el tratamiento, se sigue la evolución de la paciente con revisiones periódicas que incluyen pruebas de diagnóstico por imagen de las zonas pélvica, abdominal y torácica para verificar que no hayan aparecido nuevos tumores. Las pruebas de imagen se acompañan de análisis de sangre exhaustivos para monitorizar parámetros que podrían delatar la presencia de otro tumor.

Última actualización el Lunes, 08 de Septiembre de 2014 09:02
 

INSTITUTO ONCOLÓGICO BASELGA

Hospital Quirón Barcelona
Plaza Alfonso Comín, 5
08023 Barcelona
Tel.: 932 381 661 | Web