Sala de Prensa

 

"El gran avance es dirigirnos a los subtipos de cáncer" 

 

 

 

El doctor Josep Tabernero se ha mostrado optimista por los importantes avances que se están consiguiendo en los tratamientos personalizados presentados recientemente en el congreso de oncología más importante a nivel mundial, celebrado en Chicago. Así lo ha explicado durante una entrevista en el programa 'Els Matins' de TV3, realizada el miércoles 4 de junio de 2014.

 

Leer noticia y ver entrevista
 

               

 
Estás en: Inicio Unidades de oncología Unidad de melanoma

Unidad de melanoma 

 

La Unidad de melanoma del Instituto Oncológico Baselga (IOB) atiende a pacientes diagnosticados de melanoma o de cualquier otro tipo de cáncer de piel. Aunque la mayoría de pacientes que acuden a la Unidad de melanoma han sido diagnosticados previamente en otro centro médico, el IOB también realiza, junto con el servicio de dermatología del hospital Quirón, el diagnóstico inicial de personas que tienen sospechas de tener un melanoma. Asimismo, ofrece un servicio de segunda opinión a pacientes que son tratados en otros centros.
 

EQUIPO MULTIDISCIPLINAR

Los pacientes tratados en la Unidad de melanoma son atendidos por un equipo multidisciplinar formado por oncólogos, dermatólogos, anatomopatólogos, radioterapeutas, cirujanos generales y plásticos, especialistas en radiología y medicina nuclear y personal de enfermería. Este equipo mutidisciplinar facilita que los pacientes puedan realizar todas las pruebas y recibir todos los tratamientos que necesiten de manera coordinada en un mismo lugar y en el mínimo tiempo posible, sin necesidad de desplazarse y de gestionar por separado las visitas a distintos especialistas. El equipo está liderado por los oncólogos Javier Cortés, José Pérez y Maria Vidal.
 

DETECCIÓN PRECOZ

Cualquier mancha o lesión que aparezca en la piel merece una consulta a un dermatólogo, prestando especial atención si cumple la llamada regla ABCD: que sea asimétrica (A), de bordes irregulares (B), de color oscuro (C) y de diámetro superior a cinco milímetros (D). Aunque muchas no se tratará de un melanoma, cualquiera de estos signos debe considerarse de alerta y puede permitir un diagnóstico precoz que facilitará el éxito del tratamiento.

También es recomendable una consulta urgente a un dermatólogo en los casos en que una mancha en la piel pique, sangre o crezca con rapidez.

El melanoma y otros tumores cutáneos pueden afectar a cualquier persona independientemente de su tipo de piel. Pero es conveniente que extremen las precauciones las personas de piel clara y sensible al sol, así como las que tienen abundantes pecas o manchas en la piel, ya que son las que tienen mayor riesgo de sufrir lesiones cutáneas cancerosas.
 

 

DIAGNÓSTICO RÁPIDO

El diagnóstico se inicia con un examen visual realizado por un dermatólogo de cualquier lesión sospechosa en la piel. Si el examen visual confirma que puede tratarse de un cáncer de piel, el dermatólogo aconsejará realizar una biopsia –es decir, extraer una muestra de células para analizarlas-. Un especialista en anatomía patológica analizará las células extraídas en el laboratorio para averiguar si la lesión de la piel es cancerosa o no. Si no lo es, el dermatólogo aconsejará al paciente qué medidas tomar a partir de ahí. En los casos en que el diagnóstico es de melanoma, el paciente será tratado por un cirujano y valorado por un oncólogo especialista en el manejo de esta enfermedad. En algunos casos, el oncólogo puede considerar oportuno pedir pruebas adicionales de diagnóstico por imagen para comprobar si el cáncer se ha extendido a otros órganos, así como un análisis de sangre completo para precisar hasta qué punto ha progresado la enfermedad.

El circuito de diagnóstico rápido implantado en el IOB permite tener el diagnóstico definitivo en un plazo de entre 48 y 72 horas desde el momento en que el paciente acude a la consulta por una sospecha de melanoma.
 

TRATAMIENTO PERSONALIZADO

La mayoría de cánceres de piel se extirpan mediante cirugía y se curan en un porcentaje muy elevado de casos sin necesidad de tratamientos de quimioterapia ni de radioterapia.

En el caso del melanoma, el tratamiento suele iniciarse con una intervención quirúrgica para extirpar la lesión tumoral. Según el grosor que tenga la lesión, se analizan los ganglios linfáticos más próximos para comprobar si contienen células tumorales. Dependiendo del resultado del análisis de los ganglios, así como de las pruebas de imagen y los análisis de sangre que informan sobre la extensión de la enfermedad, el oncólogo decidirá el tratamiento más indicado para cada paciente. Este tratamiento puede incluir radioterapia o un tratamiento farmacológico que en ocasiones puede prolongarse durante un año.

El IOB es pionero en la introducción de análisis genéticos para identificar a aquellos pacientes que podrán beneficiarse de un nuevo fármaco que ataca de manera específica los tumores con una alteración en el gen B-RAF.

Una vez terminado el tratamiento, las pruebas de seguimiento varían de un paciente a otro dependiendo de la extensión que tenía el melanoma cuando fue diagnosticado. Como norma general, se sigue la evolución del paciente con una visita cada tres meses durante los tres primeros años. Pasado este periodo, las visitas de seguimiento se reducen a dos al año.
 

Última actualización el Lunes, 08 de Septiembre de 2014 09:03
 

INSTITUTO ONCOLÓGICO BASELGA

Hospital Quirón Barcelona
Plaza Alfonso Comín, 5
08023 Barcelona
Tel.: 932 381 661 | Web